Y la prenda va y regresa : El ciclo de una alhaja en montes y casas de empeño

24 de abril de 2012

Y la prenda va y regresa : El ciclo de una alhaja en montes y casas de empeño

Varios de los meridanos que empeñan sus alhajas en los llamados montes y casas de préstamo se han hecho ya la costumbre de recurrir a ese servicio financiero cuando algún imprevisto se les presenta.
Incluso los Pignorantes para no perder sus prendas, al vencer el plazo para devolver el dinero, desempeñan con billetes prestados el artículo e inmediatamente lo vuelven a empeñar para cubrir esa nueva deuda.
No obstante el ciclo del empeño siendo que una misma alhaja entra al monte hasta cuatro veces al año.
“Tenía un pulso que empecé a empeñar en 700 pesos ¿sabe cuánto me dan ahorita? 3500 pesos, ya tiene años cuando yo empecé en esto vine a empeñar, después pues lo saco y necesito otra vez el dinero lo vuelvo a empeñar, lo vuelvo a sacar así, la misma prenda..., el último allá lo recupero, pero a veces lo vuelvo a empeñar, pero pasa el tiempo y vuelvo a venir…, acabo de comprar mi prenda, se venció el 11 y 12, no me fije, yo pensé que el 29 de abril, me prestaron 2000 pesos y tengo que recuperar 2700 pesos, eso me costó o un poco más, ya lo volví a empeñar porque prestado me hicieron el dinero” señalaron algunos ciudadanos.
Se dan casos también en que los usuarios de esos servicios solicitan se les entregue una cantidad menor a la que es valuada su mercancía.
“Hay veces empeño una pulsera, hay veces que me dan 3500 pesos, 4000 pesos depende de cómo es la calidad del oro…, a veces traigo soguilla, aretes, a veces hasta 5 prendas y ya a veces me dan 4000 pesos o un poco más pero hay veces digo no puedo sacar esa cantidad, les digo no me dan un poco menos” comentaron.
Y por la experiencia otros aconsejan invertir en oro para tener de donde sacar un dinerito ante emergencias.
“No vas a creerlo sabes cuanta alhaja tengo bendito dios, pero yo desde muy joven empecé a trabajar, yo prefiero comprar mis alhajas cosas que valgan la pena, yo es como me dice mucha gente, eres coda, yo unos zapatos de 300 pesos te juro que no te lo compro, yo mis zapatos de 120, de 80 pesos” apuntó.

Algunas personas señalaron que para no perder sus prendas, desempeñan con billetes prestados el artículo e inmediatamente lo vuelven a empeñar.

optimización motores de búsqueda