El meridano gran consumidor de carne de puerco

28 de agosto de 2013

El meridano gran consumidor de carne de puerco

En Mérida se consumen diariamente unas 2 toneladas y media de carne de cerdo fresca que se procesan en el rastro municipal, cantidad que coloca al meridano entre los mejores consumidores de este producto en el país, indican funcionarios municipales.



Todos los días, en el Rastro de Mérida sacrifican unos 300 puercos de unos 80 kilogramos en promedio para consumo humano y sólo 50 reses, precisa el ingeniero, Juan Carlos Lucero Flores, director general de Abastos de Mérida.



Antes del proceso de matanza, los cerdos y reses son clasificados por un médico veterinario. Después del sacrificio otro especialista revisa las vísceras para saber si el animal estaba sano.



Agregó que si existe algún problema el médico está facultado para hacer el decomiso y se le hace un examen más a conciencia al animalito para determinar si es apto para consumo humano y se le exhibe una boleta al dueño sobre las causas del decomiso.



Los animales que mueren durante el traslado hacia el rastro por sofocamiento deben ser descartados para consumo humano, aunque si el veterinario lo determina pueden procesarse para su venta.



La carne que procesa el Rastro de Mérida también se envía a otras ciudades, como Cancún y Ciudad del Carmen. En ocasiones se manda a la Ciudad de México, Monterrey, San Luis Potosí y Saltillo.



El funcionario señaló que a sus 34 años de existencia, el rastro municipal está catalogado como uno de los mejores en la nación, junto con el de Puebla, motivo por el cual sus productos son reconocidos por su calidad.



Lucero Flores dijo estar en contra de la matanza clandestina y a diario, señala tiene un grupo de inspectores que se encarga de visitar las carnicerías de las colonias y checan la carne, si ésta tiene el sello del rastro.



Dijo que desconoce cuántas personas venden carne de res y cerdo en la clandestinidad en Mérida, pero cuando se detecta a algún carnicero en esta situación se le retira el producto y se le exhorta a llevarlo al rastro para verificar la sanidad.

Todos los días, en el Rastro de Mérida sacrifican unos 300 puercos de unos 80 kilogramos en promedio para consumo humano y sólo 50 reses, precisa el ingeniero, Juan Carlos Lucero Flores, director general de Abastos de Mérida.

desarrollo tiendas en línea