El maltrato infantil en Yucatán va a la baja

22 de enero de 2014

El maltrato infantil en Yucatán va a la baja

Durante los últimos cinco años las denuncias corroboradas por maltrato infantil en Yucatán presentadas ante la Procuraduría de la Defensa del Menor y la Familia (Prodemefa) han ido a la baja a partir de 2011, año en que reflejaron un pico importante al registrarse 2 mil 621, situación que la titular de la dependencia, Cinthia Giuliana Pacheco Garrido, atribuye a las campañas de sensibilización implementadas.

 

El maltrato infantil es la violación a los derechos de los niños y no necesariamente los padres abusados en su niñez, repetirán dichas conductas, como tampoco los padres que no pasaron por dicha situación están exentos de agredir a sus hijos, pues no hay un estudio que lo demuestre, puntualizó la entrevistada.

 

De acuerdo con esta instancia en  2009, se tiene un registro de 2 mil 018 denuncias, a esta cifra se sumaron 292 en 2010; para 2011 el comportamiento fue similar al aumentar a 311 casos más, sin embargo a partir de ese período, las estadísticas van a la baja. Para 2012 la Prodemefa recibió únicamente 1,388 denuncias, es decir un 52% menos y para 2013 esa cifra mostró un ligero incremento al presentar 65 expedientes más.

 

En este recuento resalta el hecho de que las acusaciones realizadas en Mérida superan en casi el cincuenta por ciento a las provenientes del interior del estado. 

 

En la capital, los más violentados son los varones, hecho que Pacheco Garrido achaca a la exigencia a  los menores por sus padres, circunstancia inversamente proporcional en el resto de los municipios, donde las niñas son las más afectadas, en pos del machismo, pese a ello la diferencia entre las cifras por género no fluctúa más allá del 5%.

 

El 42% de las denuncias que llegan a la Prodemefa son por omisión de cuidados, es decir, los progenitores no cubren las necesidades básicas de los pequeños y no lo consideran un atraco; el 20% son por agresiones físicas, el 17% por maltrato emocional y el 21% restante debido a cuestiones diversas, entre las cuales está el abuso sexual, del cual dijo no tener un porcentaje específico.

 

Las agresiones generalmente se dan al interior de la familia nuclear, de acuerdo con las denuncias recibidas, el 44% de los agresores son padrastros, el 31% madres y el 25%  padres, señaló la entrevistada que la incidencia es debido al tiempo de convivencia con los hijos, generalmente las mamás pasan más horas con los menores.

 

Respecto al proceso en que se encuentra cada expediente, indicó la Procuradora que eso es competencia de la Fiscalía General del Estado y  en caso de que procedan, los casos se desahogan en un juzgado penal. La Prodemefa sólo se encarga del acompañamiento, pero enfatizó es que no permitirán la impunidad ante agravios a los menores.

Durante los últimos cinco años las denuncias corroboradas por maltrato infantil en Yucatán presentadas ante la Procuraduría de la Defensa del Menor y la Familia (Prodemefa) han ido a la baja a partir de 2011, año en que reflejaron un pico importante al registrarse 2 mil 621, situación que la titular de la dependencia, Cinthia Giuliana Pacheco Garrido, atribuye a las campañas de sensibilización implementadas.

posicionamiento en buscadores