A treinta años de la muerte de Luis Donaldo Colosio, aún sigue vigente la demanda de una Reforma del Poder

25 de marzo de 2024

Internet

Internet

Si alguien puede hablar por el Partido Revolucionario Institucional y su historia es Dulce María Sauri Riancho, quien bajo las siglas del PRI, fue gobernadora de Yucatán, presidente nacional de esa agrupación política y presidenta de la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados.

 

Al tener esa licencia, ella es una voz autorizada para explicar el magnicidio de Luis Donaldo Colosio, cuyo hecho cumplió 30 años el pasado sábado 22 de marzo.

 

Para la ex mandataria, la demanda de Colosio sigue presente en México.

 

“Y este tiene que ver con la reforma del poder, ese memorable discurso que hizo el 6 de marzo de ese año, en 1994, donde señalaba justamente una profunda reforma del poder político en México que no era otra cosa más que establecer con claridad el funcionamiento de los poderes de la Unión en forma autónoma y al mismo tiempo coordinada”.

 

Incluso, indicó que las palabras de Colosio también tiene que ser actualizadas al México del presente.

 

“Pero no solo es vigente, sino que en esta tercera década del siglo XXI tiene que ser actualizada, la reforma del poder está todavía pendiente, pero ya no es solamente entre los poderes de la unión, Legislativo, Ejecutivo y Judicial, sino, también entre estado y sociedad y cuando hablo de la sociedad, hablo de las organizaciones sociales, de los organismos constitucionales autónomos, todo donde hay una participación presencialmente activa”.

 

La ex presidenta de la Cámara de Diputados también se refirió a la posibilidad de que el responsable del magnicidio, Mario Aburto, pueda recuperar su libertad 30 años después del asesinato ocurrido en la ciudad de Tijuana, toda vez que el caso puede ser reconsiderado con el Código Penal de Baja California, el que regía para el año de 1994.

 

“Me parece que es un procedimiento legal que es necesario que la corte acabe de dilucidar, ¿Cuál es el efecto legal de esto? En el fuero federal fue condenado a 45 años que era la pena máxima para el código penal federal de ese tiempo, pero en el fuero común que era el del estado de Baja California la pena máxima del homicidio era de 30 años, yo me adhiero incondicionalmente lo que dice Colosio hijo, él que es el que más razones para odiar, está pidiendo perdonar y al mismo tiempo seguir adelante”.

 

Actualmente, la Suprema Corte de Justicia de la Nación no ha agendado una posible liberación de Aburto, pese a que el pasado sábado, ya se cumplieron los 30 años de condena que ordenaba el Código Penal de Baja California.

Información de

Ronald Rojas

marketing digital