Los históricos arcos coloniales de la calle 50 se caen en ruinas

07 de noviembre de 2013

Los históricos arcos coloniales de la calle 50 se caen en ruinas

Especialistas en arquitectura colonial lamentan las deplorables y pésimas condiciones en las que se encuentran los arcos de la calle 50, construidos en 1690 como inicios de una muralla para proteger a Mérida de posibles ataques piratas, la cual nunca se concreto.
El arqueólogo Jorge Victoria Ojeda señala que el arco de “Dragones, ubicado en la calle 50 por 61, registra 40% de deterioro en su estructura: raíces de plantas aflojan las piedras, que ya aparecen ante la caída en pedazos de su recubrimiento de mampostería.

Aunque los jardines del paso a desnivel que esta frente al centro comercial la Gran Plaza presumen un arco como símbolo de la ciudad, durante la remodelación del Centro Histórico de Mérida, las construcciones coloniales de la calle 50 no fueron tomadas en cuenta.
El arco del barrio San Juan es el único que está en buenas condiciones.
El doctor en historia colonial Jorge Victoria Ojeda precisa que el arco del “Dragones” necesita urgentemente pruebas de humedad y aplicación de recubrimiento impermeabilizante para conservarlo más años. Se le llama así porque está junto al ex cuartel de Dragones. En su nicho hay una imagen de San Antonio.

El arco del “Puente”, localizado en calle 50 por 63, está entrelazado por cables de energía eléctrica y teléfono, una situación que no sucedería en otras ciudades donde se valora en patrimonio histórico, enfatiza Victoria Ojeda, quien cataloga a los arcos como valores olvidados de Mérida. La estructura se conoce así porque antiguamente se construyó a sus pies un rústico puente de madera para evitar el lodo que se formaba en la calle en épocas de lluvias.
De acuerdo con el libro “Mérida de Yucatán de las Indias”, en 1783 los meridanos solicitaban al ayuntamiento que les vendieran las piedras de los arcos que se caían en ruinas.

El historiador yucateco espera que el INAH y el Ayuntamiento de Mérida atiendan los arcos de la calle 50 para evitar que algún día los tengan que vender de escombro.

Especialistas en arquitectura colonial lamentan las deplorables y pésimas condiciones en las que se encuentran los arcos de la calle 50, construidos en 1690 como inicios de una muralla para proteger a Mérida de posibles ataques piratas, la cual nunca se concreto.

programación páginas web