La historia de Armando Castro León

31 de julio de 2019

La actividad turística ha venido creciendo en Yucatán. Esta aseveración es avalada por datos oficiales, ya que el gobernador de la entidad, Mauricio Vila Dosal, anunció esta semana que de acuerdo con Datatour, el número de visitantes en los primeros meses del año subió en 15,4 por ciento. Pero al hablar de turismo en Yucatán, podemos a encontrarnos a varios héroes anónimos...

"Tenemos todo lo que es la comida yucateca, tenemos tortillas hecha a mano  desde las dos de la tarde hasta las 12 de la noche"

En la esquina de la calle 62 con 63, a una esquina de la plaza grande, los turistas y los locales pueden toparse con Armando Castro León. Su trabajo es hacer que los transeúntes se sienten a comer comida yucateca. El nombre lo tiene pegado en el pecho con una pequeña placa, el carisma es su tarjeta de presentación y su herramienta es la cultura de este estado perteneciente a la península que lleva el mismo nombre...

"Chichen es la octava maravilla y todos vienen preguntando por nuestra cultura tenemos 365 días, tenemos fiestas en Mérida. Gracias a Dios en Mérida tenemos turistas todos los días, Mérida es un lugar muy bueno para el turismo"

Para Armando, no hay días buenos o malos, sencillamente cada jornada es una oportunidad para dar a conocer a Yucatán, a través de un buen trato al cliente...

"Primero que nada me gusta mi trabajo, tengo 20 años lo que es el trabajo de turismo. Para mi el trabajo es igual para todos, el trato es igual, la clave es que te guste tu trabajo, desde que abro a los ojos y vengo al restaurante"

Incluso, asegura que también se retroalimenta de las culturas de los visitantes que vienen del norte, del sur, de Europa, Asia y Oceanía...

"Conoces a gente de todo el mundo sus tradiciones, su cultira, a mi me gusta todas esas cosas, el ánimo, la alegría, y como todo yucateco, carismático y buena onda"

Este promotor turístico de un famoso restaurante del  Centro de Mérida estudió gastronomía, sin embargo sus principales dotes para salir a trabajar, vienen adheridos a su personalidad...

"Dios nos ha dado unos dones y el don que tengo es el de convencimiento a la gente, el carisma, como me han dicho, soy muy alegre, tanto que el problema cotidiano de todos los días se dejan a un lado y me dedico a mi trabajo que me gusta"

Dice ser un orgulloso vallisoletano, aunque trabaja en Mérida desde hace muchos años. En esta entrevista, compartió parte de su secreto para hacer reconocer al visitante que camina por la Plaza Grande y que termine sentado en el restaurante que trabaja...

"Lo que llevamos mucho tiempo en el turismo desde lejos conocemos a la gente que no es yucateca.  Y desde lejos la vemos y nos damos cuenta. Y para cerciorarnos le decimos “Bomba niño” y echan la carcajada y ahí empieza todo el cotorreo yucateco"

Asegura dominar el inglés y el italiano, y que además se defiende con el portugués y el francés. Al ser interrogado sobre el futuro que desea, este vallisoletano habló de su querido Yucatán...

"Para Yucatán que siga siendo carismático buena onda para que la gente siga viniendo. Como dice el turismo, es una ciudad segura y ojalá que nos sigamos viendo así"

 

Escrito por...

Ronald Rojas

Escucha la nota

Como él son muchos los "héroes anónimos" que ayudan a nuestro Estado.

desarrollo venta en línea