Estrés y trastorno de sueño genera el cambio de horario.

05 de abril de 2013

Estrés y trastorno de sueño genera el cambio de horario.

El trastorno de sueño y el estrés son las principales causas del cambio de horario, lo cual puede generar un desempeño bajo tanto en las actividades laborales como en las escolares, debido a que por mucho tiempo se tuvo acostumbrado al organismo a cierta rutina en horarios determinados, informó el médico psiquiatra y psicopediatra del IMSS Diego Sánchez Ulúa

Por lo general, cuando el reloj biológico se ve alterado drásticamente el organismo tarda de dos a tres semanas en adaptarse al nuevo ritmo de vida y a los horarios modificados tanto para dormir como para comer, explicó el especialista Diego Sánchez, quien aseguró que los niños son los que con más facilidad asimilan estos cambios y los adultos quienes más lo recienten.

"Otro de los problemas que se presentan son los trastornos del sueño, muchos se basan en el reloj biológico, sobre todo los del interior del estado basan sus actividades a la luz del sol y también aquellos que tienen una personalidad obsesiva y al modificar el ritmo de vida entran en ansiedad y en raras ocasiones se da depresión pero más que nada es el estrés" señaló.

Cuando se suscitan este tipo de cambios, lo más recomendable es generar tanto en los niños como los adultos hábitos; en el caso de los menores explicarles e ir acostumbrándolos a despertarse más temprano, para que cuando se dé el cambio de horario no sea drástico, y en el caso de los adultos organizarse de manera mental y escrita como realizarán sus actividades durante el día.

Otras recomendaciones para evitar el estrés y el trastorno de sueño son: crear el hábito de dormirse temprano, evitar ver televisión a deshoras, evitar alimentos y bebidas con estimulantes como el café y refrescos con cafeína y planear las actividades de manera mental y escrita.

"Hacer el habito de despertarse temprano hay que evitar ver televisión a altas horas de la noche, evitar alimentos con mucho estimulante, proponerse que todo lo que hacíamos de la misma manera planeando las cosas por escrito haciendo ejercicio mental de que no se nos va alterar el ritmo de vida solo por eso, la fantasía o pensamiento y podemos funcionar adecuadamente" indicó.

Cuando el reloj biológico se ve alterado drásticamente el organismo tarda de dos a tres semanas en adaptarse al nuevo ritmo de vida y a los horarios modificados tanto para dormir como para comer.

diseño sitios web