Así fue el infierno en Hidalgo...

23 de enero de 2019

Así fue el infierno en Hidalgo...

Era la tarde del viernes 18 de enero, todo transcurría normal en Tlahuelilpan, a unos 120 km de la capital de Hidalgo y a pocos kilómetros de la refinería de Tula cuando se da el aviso que de un ducto de PEMEX salían litros de gasolina, centenares de personas de comunidades cercanas, acudieron al lugar para robarla sin medir las consecuencias, llevaron de todo, cubetas, garrafones, bidones todo lo que tuvieran a su alcance, mientras más grande mejor. Imágenes captadas durante la tarde y noche, muestran como entre 600 a 800 personas hacían fila y se amontonaban junto al chorro de combustible…

Mira, mira, aguas… (gritos)

De pronto la fiesta se convirtió en un auténtico infierno de esos que no se le desea nadie…

Ayúdenme güey me muero… (gritos)

La explosión hasta el momento dejó más de 90 muertos y decenas de heridos, entre ellos 8 menores de edad, muchos sufren graves quemaduras y se teme que se encuentren más cuerpos calcinados.

Las personas corrían alejándose del lugar para ponerse a salvo, algunos en llamas, gritando de dolor y pidiendo ayuda, revolcándose en la maleza y tirándose en una zanja con agua cerca del lugar, otros más, fallecieron al instante de la explosión.

Con la ayuda de helicópteros, ambulancias y patrullas, los heridos fueron trasladados a los hospitales más cercanos para la atención de sus quemaduras. La magnitud del estallido y el incendio, que fue sofocado después de casi cinco horas de intensas labores y llamas de más de 15 metros, anticipan que los saldos de la tragedia serán mayores.

Medios locales informan que el Ejército Mexicano y la Policía, llegaron al lugar antes de la explosión, pero se replegaron aparentemente “para evitar un enfrentamiento con la población".

Desde la madrugada del sábado, familiares de las víctimas acudieron al lugar, exigiendo a las autoridades, ingresar a la zona de esta terrible tragedia, para identificar a sus seres queridos, donde les aplicaron pruebas genéticas para tratar de relacionar, identificar y entregar los cuerpos. Las imágenes del incendio que dejó la explosión son escalofriantes y muestran una gran cantidad de cuerpos calcinados.

En un principio se había contabilizado a 21 muertos, 70 heridos y unos 50 desaparecidos, pero esta cifra ha ido en aumento conforme van pasando las horas.

Por su parte, el Presidente Andrés Manuel López Obrador afirmó en rueda de prensa, que mantendrá su plan anti-huachicol: “No vamos a detenernos. Sería fácil abrir los ductos y decir: ‘Se normalizó ya la situación’, pero mantener a sabiendas el robo, aceptar, tolerar el robo, eso no lo vamos a hacer. Vamos a resistir todas las presiones”.

 

Nota escrita por

Chantal Herrera

Escucha la nota

Hasta el momento, más de 90 muertos y decenas de heridos por la explosión de una toma clandestina en un ducto de Pemex

actualización sitio web