Antes de firmar, lea muy bien el contrato

14 de abril de 2016

Antes de firmar, lea muy bien el contrato

Don “Miguel”, como le llamaremos para respetar el anonimato que solicitó, atravesaba por una situación difícil en el 2014 y al ver las facilidades que ofrecía un negocio de préstamos, pensó que tenía la solución a los problemas, sin imaginar que sería la peor decisión

“Es a dos años, pero como no lo había yo visto bien ahí aparecía 12,500 pero luego dice vas a devolver 15 mil, arribita, pues está bien ¿no? No está… pero no, lo que pasa es que con los pagos que tú haces de 765 pesos, de esos sólo se van 100 pesos a lo que es de los 15 mil y es eso lo que abarca los dos años, terminas devolviendo 38 mil”.

Y es que a dos años de haber solicitado , préstamo, ya ha pagado el doble de la cantidad que le prestaron e incluso, después de un momento de dificultad que lo retrasó en sus abonos, entregó la cantidad de 7,000 mil pesos, sólo en intereses y la deuda sigue subiendo

“En enero y febrero comenzaron a hablar, que ya debemos y que no hemos pagado, llegamos a un acuerdo de depositar un dinero, con lo que yo ya había pagado tuve 21 pagos que son 16, 095 y ya llegué casi a los 24 mil pesos, a los 12 mil que me dieron… entonces, fueron checaron y dije ‘sólo cinco mil pesos hacen falta para cerrar la cuenta’ pues resulta que esta semana me empiezan a hablar y que ahorita son 8,000 pesos lo que falta, digo nunca está bajando esto, y me habla una persona desde México, amenazas, me habla a mí, me habla en el trabajo, allá en la oficina empieza a insultar a cuanta persona contesta el teléfono”.

Ante tal acoso, don “Miguel” decidió acudir a la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef), para que les pusieran un alto, pero le informaron que no podían intervenir ya que los papeles estaban en orden; sin embargo, la petición del afectado es que lo ayuden a establecer un plan de pago más justo para poder saldar el adeudo, ya que no se está negando a pagar.

Mientras le resuelven, acudirá a instancia como la Profeco y la Comisión de Derechos Humanos, a fin de buscar que se detenga el acoso al que está sometido no sólo él de manera personal y en su centro laboral, sino que también a su familia.

 

Por último, invitó a la gente que no se deje llevar por la necesidad y que lean muy bien lo que están firmando antes de aceptar algún trato con estas financieras.

Nota escrita por

Subiria Duarte

Escucha la nota

Un radioescucha de Noticieros Cadena RASA relató que un promotor hábil lo envolvió con un préstamo, y a dos años, ya ha pagado el doble de la cantidad que le prestaron

diseño e-shops