A la Santa muerte, se le piden favores‏

16 de julio de 2013

A la Santa muerte, se le piden favores‏

La adoración a Azrael, mejor conocido como la Santa Muerte no es nuevo, antiguamente esto era algo oculto, ya que si alguien sabía que adoraban a la muerte, corrían rumores de que la persona practicaba la brujería y hacían maldades, sin embargo, actualmente la gente la busca para que le vaya bien en el negocio o en su casa, aseguró Raúl Armando Sánchez a Cadena Rasa, comerciante del mercado Lucas de Gálvez.
Confirmó que él respeta a la niña blanca, le ha pedido favores y su mamá siempre la ha trabajado desde hace más de 45 años en el mismo establecimiento, el que actualmente atiende.

A la “Santa” se le pide por la salud, el trabajo, la prosperidad, la armonía, pero el dinero nunca y dependiendo de cada favor que se le quiera pedir, existen diferentes colores para conseguirlo por ejemplo la roja es para el amor, la blanca para la salud, la verde para el dinero, la negra para quitar, hacer maldad o fortaleza, la naranja, amarilla, así como la dorada son para el negocio, sin embargo hay una que tiene los 7 colores, que es la que más se vende, comentó el locatario.

Cualquier tipo de persona puede ser devota o comprar la figura, incluso hay adolescentes que la buscan, “es fe de cada quien, pero es algo serio”, comentó al respecto, para despertarla se baña en alcohol mientras se dice una oración, se saca una noche al sereno y antes de que den los primeros rayos del sol, se guarda, se le pone un altar velas, veladoras, flores, dulce, manzanas, licor y hasta un cigarro; posteriormente si alguien ya no la quiere tener, la manera correcta de deshacerse de ella es regalarla o tirarla al mar.

A la Niña Blanca se le piden favores y muchas personas que la adoran, portan dijes, pulseras o tatuajes “para andar con ella”, también existen polvos, esencias, jabones, sahumerio, incluso la biblia de la Santa Muerte, que indica para qué funciona cada color y cómo hacerle la ofrenda.
El señor Sánchez, también vende figuras de “San Simón, el de las cantinas y las bailarinas” que viene de El Salvador, quien fue, según los relatos, un doctor muy avaro que sólo ayudaba a las personas con dinero y se le pide con insultos, se le ofrecen monedas y una copa de licor; “Jesús Valverde, es el de los narcos” proveniente de Sinaloa dijo, fue el “Robin Hood de la zona” y se le pone en un altar con una veladora, en veces un cigarro de marihuana y licor.

La adoración a Azrael, mejor conocido como la Santa Muerte no es nuevo, antiguamente esto era algo oculto, ya que si alguien sabía que adoraban a la muerte, corrían rumores de que la persona practicaba la brujería y hacían maldades.

diseño e-shops