Recuento de daños por la turbonada del domingo

30 de enero de 2019

Recuento de daños por la turbonada del domingo

El frente frío #31 afectó a Yucatán con una intensa ‘turbonada’, aunque ese término solo sirvió para la definición correcta, debido a que los ciudadanos sintieron que fueron golpeados por un huracán que pasó de forma fugaz por el Estado con algunos daños materiales.

Por ejemplo, en el mercado Lucas de Galvez del centro de Mérida, los puestos que se encuentran a la intemperie en los alrededores de la estructura, sintieron los embates de las ráfagas de vientos. Por ejemplo, para  Juanita Chan Baas, fue una jornada que dejó saldo negativo…    

“Se cayó no vendí nada, no hubo venta, todo se cayó. La lluvia vino a las 12 creo, todo se tiroteó. Fui debajo de la mata pero tuve miedo que se fuera a caer debajo de la mata”

María Francisca Piña Puc tiene 69 años de edad y todos los días coloca su mercancía sobre la banqueta de la calle 56. El domingo, la sexagenaria terminó sobre el pavimento al ser arrastrada por el viento…

“Me tiró el viento,  ahí me llevó una señora para que me tapara. Me llevó  así y me molesta un poco mi garganta, vinieron los amigos y me ayudaron”

Una vecina de doña María Francisca, vendedora de frutas, perdió aproximadamente dos mil pesos de mercancía…

“Todas las sombrillas se volaron, los puestos, los desbarato todo. Empezó el aire y luego vino la lluvia. Botaron cajas de mango, a mí me botaron todas las uvas, las manzanas”

Los que se encuentran bajo el techo del mercado no sufrieron afectación alguna. Pero dentro de esta aseveración también hubo excepción. Graciela Balam tiene una venta de tortas y tacos de cochinita, muy cerca de la salida. Aunque la lluvia no afectó la mercancía, el lodo sí llegó hasta los pies de ella y sus comensales…

“Nos afecta porque la gente no entra a comer. Hay mucho charco de agua, mucho lado y la gente no entra a comer así. Todo entra, la basura, de hecho se vio como la sombrilla se regaron”

Arsenio Uc Uicab tiene su local casi al aire libre. Además de su centro de operaciones, tiene alrededor de 6 mesas con sus sombrillas. Estas cumplen la función en la mayor parte del año, de que cubrir a los clientes del sol. Sin embargo, la turbonada se encargó de mover todo.

“Fue muy fuerte el viento, tiró todas las sombrillas, todo eso, todo, No, nos afectó la venta estuvo bajísima, nos afectó bastante”

Poco a poco, la normalidad volvió al lugar y la sensación de haber vivido un huracán, afortunadamente quedó en un recuerdo.

 

Nota escrita por

Ronald Rojas

Escucha la nota

Entre los afectados, figuran los locales de comida ubicados en el mercado “Lucas de Galvez”

desarrollo online shopping