Lobohombo, la tragedia que México no debe olvidar

20 de octubre de 2023

Internet

Internet

El 20 de octubre del año 2000, México escribió una página negra en su historia moderna, tan moderna como el nuevo siglo que iniciaba, una tragedia que enluto a decenas de familias teniendo como escenario la llamada Ciudad de los Palacios, la siempre latente Ciudad de México.

 

Es muy sabido que la vida nocturna de la capital es muy variable, con cientos de ofertas en centros nocturnos y “antros” se refiere, una de tantas era la discoteca Lobohombo, en la colonia San Rafael, según el mapa está ubicada en la alcaldía Cuauhtémoc, delimitada por el Circuito interior al poniente, Avenida de los Insurgentes al oriente, Avenida Sullivan al sur y la avenida Ribera de San Cosme al norte, bueno ahí, en la capital.

 

Justo ahí fue el punto exacto donde cerca de la 5 de la mañana, el sobrecalentamiento del lugar creó una chispa en el sistema eléctrico del sitio haciendo correr fuego rápidamente, pues la decoración del lugar estaba hecha de material inflamable, haciendo que el fuego se extendiera de inmediato.

Lobohombo, la tragedia que México no debe olvidar

Escena destruida

 

El lugar tenía fama y era muy concurrido, por eso no era la primera vez que tanta gente estuviera ese día, ese día en el que recordamos lo que sucede si no cuidamos el regalo de Prometeo al humano. 

 

Al descubrir la gente lo que estaba sucediendo la estampida estallo entre cientos de personas que compartían la mesa, las bebidas y para algunos, hasta la muerte.

 

Cuando la coherencia abandona el cuerpo humano es ya muy difícil regresarla, se dice que mucha gente desesperada empujaba, pisaba, jalaba, a los demás para salir, haciendo esa escena un verdadero infierno para los que buscaban salvar su vida, estructura del decorado y parte del techo caían sobre las cabezas de los nocturnos, como si fueran meteoros cargados de energía incandescente.

 

Se descubrió después que las salidas estaban cerradas con candados para evitar se salieran sin pagar las cuentas, además que el lugar no tenía salidas de emergencia suficientes considerando la cantidad de gente que asistía.

 

El sol apenas salía tímidamente en la ciudad, cuando en Lobohombo se iniciaba el conteo de los daños 22 muertos y 40 heridos, y el lugar completamente hecho cenizas, destruido.

 

Ese lugar ya no existe pues en el mismo sitio de la tragedia ahora luce erguida la estación de Bomberos "Ave Fénix", completada en 2006.

 

 

Sin embargo, una vez más se debe aprender y no olvidar, no se debe pasar por alto la importancia de la protección civil, que muchas veces las reducimos en simples requisitos burocráticos.

Lobohombo, la tragedia que México no debe olvidar

Estación de Bomberos "Ave Fénix"

 

 

Información de

Rigel Alonzo

En el año 2000, México escribió una página negra en su historia moderna, tan moderna como el nuevo siglo que iniciaba

desarrollo venta en línea