Viva la navidad una opción accesible para toda la familia

10 de diciembre de 2013

Viva la navidad una opción accesible para toda la familia

La villa navideña ubicada en La Plancha brilla para traer alegría a chicos y grandes, quienes se toman fotos en paisajes gélidos donde habitan alrededor de 20 pingüinos custodiados por altos cascanueces.

Pasando la fortaleza nívea, el panorama se vuelve cálido; yace el niño dios con sus padres, la virgen Maria y José, en ese instante arriban los Magos de oriente para entregarle preciados obsequios.

En ese punto si viras a la izquierda, un acto circense te aguardará tras la carpa rojoamarela, para acceder los niños sólo pagan 15 pesos, mientras que los adultos 25 y si acudes al DIF Estatal puedes conseguir entradas sin costo.


Puntualmente los felinos indican que la función ha empezado, tres leones y el mismo número de tigres presentan su actuación, aunque eso de obedecer no se les da muy bien a todos, también hacen lo suyo tres caballos europeos y cinco papiones sagrados con pantaloncillos, quienes parecen los más acostumbrados a la actuación.

Sin el clásico intermedio que caracterizaba al circo hace algunos ayeres, las palomitas y manzanas bañadas en caramelo continúan vendiéndose por diez pesos. Los animales pasaron el telón y los humanos se apropiaron del escenario con verdaderos retos como acrobacias aéreas, equilibrio y precisión para ganarse las palmas del público, los payasos musicalizaron el show con diversos instrumentos algunos de estos improvisados y un baile con todos los participantes dio fin al espectáculo de aproximadamente una hora.

Al salir del circo pasas por el hábitat de los pingüinos para ocupar una de las 180 sillas dispuestas para observar las coreografías navideñas que diversas escuelas de danza y jazz prepararon.


La mayoría de los juegos mecánicos son para niños y pueden elegir entre el carrusel, el tobogán, botes que dan vueltas, la oruga o si prefieren llevarse un premio de peluche pueden poner a prueba sus habilidades, \\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\"lavar patas\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\" es decir disparar agua en los pies una figura humana o correr una carrera automotriz, en promedio el costo es de 15 pesos.


Si no tienes mucha hambre para botanear están las clásicas marquesitas, elotes, papas fritas, churros, plátanos, con un costo entre 10 y 20 pesos, una opción más saludable son los camarones \\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\"envarasados\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\\", nombre curioso que describe su presentación, cinco crustáceos colocados en una vara tipo brocheta, asados por 25 pesos.

Por el contrario si el estómago te pide alimento puedes degustar hot dogs, hamburguesas, sopes, burritos, tlayudas, pozole o tacos al pastor, que para no sentirte culpable, traen una porción de ensalada, los precios van desde los siete pesos haya los 45, pero también hay promociones.

Esta feria dispuesta en los terrenos de la Plancha tiene un estacionamiento gratuito, para la facilidad de los visitantes.

La villa navideña ubicada en La Plancha brilla para traer alegría a chicos y grandes, quienes se toman fotos en paisajes gélidos donde habitan alrededor de 20 pingüinos custodiados por altos cascanueces.

diseño e-shops