Gana la lotería y muere de cáncer

31 de enero de 2018

Gana la lotería y muere de cáncer

La alegría de haber ganado un millón de dólares luego de haber comprado un billete de lotería le duró muy poco a un carpintero de 51 años que residía en Sydney Nueva York.

Tan sólo tuvo que gastar diez dólares a principios de diciembre del año pasado para comprar un billete y luego de raspar el boleto a su suerte se dio cuenta que había sido acreedor a un gran premio, lo que no sabía es que la muerte lo sorprendería tres semanas después de ganar un millón de dólares a la lotería.

Las reglas indican que el ganador recibe la suma en pagos fraccionados durante varios años o de manera inmediata, con una deducción. Savastano optó por la segunda opción, así que le entregaron un cheque por 661.800 dólares el pasado cuatro de enero.

Todo parecía ir de maravilla luego de recibir su cheque, el afortunado Donald Savastano explicó a los periodistas que no tenía un plan de pensiones, así que ese dinero le ayudaría a comprar una nueva camioneta, pagar sus deudas e invertir en su futuro y el resto para darse un lujo.

Sin embargo, una terrible noticia lo sorprendió al recibir el triste diagnóstico de que padecía cáncer en su etapa cuatro, es decir cáncer terminal, perdiendo la vida 20 días después. Muriendo el pasado 26 de enero.

A modo de homenaje un obituario publicado el domingo por Lester R. Grummons titulado Funeral Home en Oneonta, cuenta la vida de Savastano cuando creció en Long Island y aprendió carpintería de su padre.

Se convirtió en un exitoso carpintero por cuenta propia después de mudarse a Sidney en el condado de Delaware, y ayudó a criar a los dos hijos de su novia de doce años, Julie Wheeler. Le sobreviven su madre, dos hermanas y cuatro hermanos, y muere en la comodidad de su hogar rodeado de sus seres queridos”.

 

Además se dice que Savastano compró el boleto de lotería de $ 10 por capricho nunca se esperó a reclamar el premio ganador

Nota escrita por

Subiria Duarte

Escucha la nota

Este hombre no pudo disfrutar su gran premio porque le esperaba un trágico final

diseño páginas web