Discriminación en Progreso: Turistas pueden comprar licor desde temprano; los locales no

05 de agosto de 2014

Discriminación en Progreso: Turistas pueden comprar licor desde temprano; los locales no

La Secretaría de Salud estableció un horario de 12 del día a diez de la noche para la venta de bebidas alcohólicas en los restaurantes de Progreso; sin embargo, por un pago módico de 5,000 pesos, pueden comenzar a vender a las diez de la mañana, pero con ciertas restricciones, indicó la presidenta local de la Cámara Nacional de Comercio, Servicios y Turismo, Flora Muñoz Rosado.

El permiso es el siguiente: aquellos restaurantes que en día de crucero quieran comenzar a ofrecer bebidas con alcohol a partir de las 10 de la mañana podrán hacerlo pagando la cantidad antes mencionada, sin embargo, esto solo aplica para los extranjeros que bajan de los cruceros.

¿Qué significa? Que el turismo nacional y local quedan fuera de esa disposición, por lo que, si un día en que llegan los  cruceros un visitante del interior del Estado o de otra parte de México se encuentra paseando por el malecón de Progreso y desea ingresar en algún restauran a las 10.30 de la mañana y pedir una bebida para mayores de edad, esta le será negada, mientras que los extranjeros podrán disfrutar de cuantas bebidas deseen.

¿Discriminatorio no cree?, tal parece que su dinero o su simple presencia es más importante por el simple hecho de ser de otra parte del mundo, no importa si son gringos, europeos o asiáticos, siempre y cuando, no sean mexicanos.

“Tiene que ser única y exclusivamente a la gente del crucero, creo que es turismo de primera y creo que al local no lo consideran turista, o sea tu entras y tu no entras, o sea se clasifica al turista. La Secretaría está clasificando al turista de primera, de segunda y de tercera, nosotros somos de tercera, el nacional no tiene derecho” comentó.

Es por esa razón que la mayoría de los restaurantes decidieron no optar por esta opción que lejos de traerle beneficios podrían generarle grandes conflictos con el turismo nacional y local y son estos los que verdaderamente consumen y hacen mover la economía del puerto, por lo que los propios empresarios y restauranteros no vieron con buenos ojos esta iniciativa.

Muñoz Rosado considera que son este tipo de situaciones las que laceran la imagen del puerto, ya que discriminan a su propia gente, pero no es de sorprenderle, ya que como muchos otros progreseños, ella vive de primera mano las carencias del lugar.

 “Lo principal es dar un buen servicio: agua potable, limpieza, Progreso es muy sucio, otra de las cosas que me atrevería a nombrar es la seguridad y con seguridad me refiero a que los policías dejen de andar levantando borrachitos haga su chamba, porque los robos siguen habiendo y los comercios” finalizó.

diseño e-commerce