Denuncian discriminación a pareja gay

14 de mayo de 2019

Denuncian discriminación a pareja gay

Imaginemos la escena, en un día común y corriente o tal vez en un festejo, sales a comer con tu pareja a un restaurante, entran al lugar tomados de la mano, acompañados de un amigo y mientras los atienden una que otra vez se besan, minutos más tarde, el dueño del restaurante te corre del lugar.

Esto fue lo que sucedió hace unos días en un restaurante de Monterrey, cuando a una pareja homosexual  se le negó el servicio y además se les  pidió que se retiraran del sitio por el mismo dueño mientras estén “agarraditos de la mano” y otra palabra más altisonante, que nos reservamos el repetirla.

Luego de publicar el video en redes sociales, mucha gente ha manifestado su opinión, señalando que como dueño “tiene todo el derecho de reservarse la admisión”, Jesús Rivas Lugo antropólogo e investigador, quien se ha enfocado en el tema de la diversidad sexual y los Derechos Humanos afirma que con base en la Ley, esto es un acto de discriminación…

“El Derecho de Admisión no funciona así, no puedes tu poner tu tienda de salbutes y panuchos y que llegue una persona que tu pienses que es cristiana con su pelo largo y falda larga y digan no puedes pasar, eso no existe y realmente que la gente piense, la gentes “los consumidores”, porque los comentarios de la gente que estaba escribiendo dicen muy bien por el señor, el señor tiene el derecho, el dueño del local puede decir quién entra y quién no a su negocio, eso no es verdad, porque desde el año 2004 se hizo la primera modificación al Artículo 58 de la Profeco”

Cabe aclarar que el Artículo 58 de la Ley Federal  de Protección al Consumidor señala que:

“El proveedor de bienes, productos o servicios no podrá negarlos o condicionarlos al consumidor por razones de género, nacionalidad, étnicas, preferencia sexual, religiosas o cualquiera otra particularidad.  Además, no podrán establecer preferencias o discriminación alguna respecto a los solicitantes del servicio, tales como selección de clientela, condicionamiento del consumo, reserva del derecho de admisión, exclusión a personas con discapacidad y otras prácticas similares, salvo por causas que afecten la seguridad o tranquilidad del establecimiento, de sus clientes o de las personas discapacitadas, o se funden en disposiciones expresas de otros ordenamientos legales”

Por lo que la acción del dueño del restaurante fue discriminatorio e infringe esta ley, lo que puede  provocar en caso de ser denunciado, multas económicas, administrativas y en caso de haber reincidencia podrían clausurarle el local. Es decir, los dueños pueden poner reglamentos en sus negocios, sin infringir cualquier ley donde garantizan los derechos de los consumidores.

 

Nota escrita por

Chantal Herrera

Escucha la nota

Se hizo viral en redes el caso ocurrido en Monterrey, donde a una pareja homosexual les niegan el servicio en un restaurante por tomarse de la mano y besarse en público

programadores web