Aplican la bioquímica para la germinación de chile max en Ucú

27 de febrero de 2014

Aplican la bioquímica para la germinación de chile max en Ucú

Como primer paso en sus planes de comercialización, cuatro jóvenes yucatecos aplican sus conocimientos de bioquímica para hacer germinar semillas de chile max, que en la naturaleza solamente brotan después que atraviesan el tracto digestivo de un pájaro que la deposita en tierra fértil.

Jaqueline Carrillo Navarrete, Aaron Yeh Gorocica, Henry Noh Pech y Manuel Sansores realizan desde hace seis meses la pisca de arbustos de chile max que sembraron en la rústica unidad “Productora Peninsular Max Ik”, de Ucú.

“Max Ik” es una voz maya que significa chile max.

En cada arbusto cultivado en un terreno prestado de media hectárea, los jóvenes  obtienen en promedio 600 gramos de fruto del picante.

A mediados del año pasado, el Instituto Tecnológico Agropecuario (ITA) de Conkal fue el primero en reportar la existencia de un semillero de plantas de chile max obtenido por manos humanas y sin la participación de pájaros, pero no reveló qué proceso utilizó.

Con el fin de tramitar una patente ante el Instituto Mexicano de la Propiedad Intelectual (IMPI), Jaqueline, Henry, Aaron y Manuel registran detalladamente el proceso de bioquímica que usaron en la germinación del vegetal silvestre en peligro de extinción en Yucatán.

Los ingenieros bioquímicos han descubierto unas ocho variedades de chile max que presentan diversos aspectos: redondos, largos, chichos, alargados, por ejemplo. Los más pequeños son los más picantes.

Aaron Yeh Gorocica precisa que en el terreno pedregoso o de tsekel donde cultivan el chile max, los arbustos no padecen plagas, motivo por el cual no usan ningún plaguicida.

“Tuvimos una materia relacionada con el crecimiento de plantas y tuvimos la idea de hacer crecer plantas que no son cultivables como el chile max. Nos saltamos el paso donde es comido por el pájaro, pasa por sus jugos gástricos y se defeca. Nosotros empleamos un pequeño método” comentó.

Los campesinos creen que el arbusto de chile max sólo da fruto en época de lluvias. Sin embargo, en la unidad “Productora Peninsular Max Ik” observaron que mientras se rieguen las plantas, los frutos cuelgan todo el año, señala Henry Noh Pech.

“Primero que nada hemos visto que existen muchas variedades de chile max, desde pequeños hasta grandes. Existen muy picantes y otros que sólo sirven para dar un buen sabor. Hay personas que me dicen puedo seguir comiendo, comiendo y comiendo. Les agrada el buen sabor” indicó.

Con la germinación de semillas de chile max, los bioquímicos quieren voltear la mirada a esta especie de picante del Mayab que se concentra en el chile habanero, y convertir la siembra en una alternativa para la agronomía del estado, enfatiza la ingeniera Jaqueline Carrillo Navarrete.

“Igual otros de nuestros objetivos es seguir produciendo y vender a empresas de la región. Impulsar este tipo de chile que es muy rico, muy agradable, que tiene un buen sabor. Tenemos muchas carencias. Todavía estamos empezando. Una de nuestras carencias es la falta de recursos. Buscamos apoyos del gobierno del Estado y de instituciones que estén interesadas en apoyar la agricultura” comentó.

El picante de la “Productora Peninsular Max Ik” se puede solicitar al teléfono 9999- 07.82.91.

Se cree que las semillas del picante enano sólo brota después que pasa por el jugo gástrico del estomago de los pájaros.

Galería

search engine optimization