TIZIMIN: Abandono de convento ocasionó su ruina.

19 de junio de 2013

TIZIMIN: Abandono de convento ocasionó su ruina.

Averiguando un poco más del origen del nombre de Kikil, algunos pueblerinos cuentan que antes de derruirse su convento, ahí se decapitó a un sacerdote, cuya cabeza se dejó en el púlpito y su sangre se vertió en todo el altar.

Como habíamos informado con anterioridad, en su traducción al español el vocablo maya K’ ik’ es sangre, por lo que esta versión se relaciona con el nombre del aquel pueblo tizimileño.

Sin embargo Luis Pérez Salazar, amante de la historia de Tizimín, asegura que esas versiones son mitos. El árbol k’ik’che’ del que hablamos en un principio, es el emblema que originó el nombre de Kikil.

En una entrevista el indagador nos platicó lo que ocurrió en el convento de Kikil, que hoy son solo ruinas.

“Te decía hace un momentito que no se dio por ninguna guerra ni por una sublevación ni nada por el estilo simplemente porque se abandonó y entiende que no había mucha gente desde su fundación hasta su erección como una parroquia de 1680 y después más de 150 años para que se hiciera el convento y la iglesia”

Ya pasaron más de 150 años después de la guerra de Reforma de 1857, cuando a la Iglesia Católica le fueron confiscados sus bienes y a partir de esa fecha el edificio religioso quedó en completo abandono.

“Una construcción de ese tipo sin mantenimiento y hecho de sascab, cal y tierra, naturalmente se derrumbaría, esa es la verdad”, afirma Pérez Salazar. Aproximadamente en 1920 el techo se derrumbó.

También lo que se dice que un rayo cayó sobre el convento y destruyó parte de el, no es verdad.

“No, no, tampoco puedo decir de que ya al final por ejemplo se cayó y le pregunto a ellos, la gente puede crear mitos y leyendas que por un rayo o un castigo, no, no, no, simplemente el techo, obsérvalo, es el techo lo que se cayó”

En el interior de una capilla que años más tarde se construyó alado se encuentran una pila bautismal, la base de un púlpito y dos campanas de esa época, vestigios únicos que hoy son evidencias para inmiscuirse en parte de la historia religiosa de Kikil.

Este jueves a las 11 de la mañana en el Auditorio del Tecnológico de Tizimín, antropólogos y arqueólogos del INAH expondrán los resultados del hallazgo de restos óseos en el cenote de Kikil hace 18 años por unos buzos: datos con los que complementaremos un episodio más del reportaje de este pueblo tizimileño; los secretos del Cenote Nohoch Dzonot.

Noticieros Cadena RASA, Fidel Dzib.

mantenimiento sitio web