Podrían Fintech en Latinoamérica desplazar a la banca electrónica

13 de agosto de 2021

Podrían Fintech en Latinoamérica desplazar a la banca electrónica

 

El confinamiento por la pandemia de Covid-19 en 2020 logró que empresas de Tecnología Financiera (Fintech) tuvieran un mayor crecimiento, no sólo en México sino en toda Latinoamérica.

De acuerdo con el sitio especializado Fintech Switzerland, México y Brasil son los dos países con mayor crecimiento de dichas firmas, incluso, superando en algunos casos los usuarios reportados en la Banca Digital.

El secreto para expandirse y generar un cambio radical en las finanzas tanto de trabajadores como de empresas, es la oferta combinada entre transacciones digitales, envío de remesas en segundos y hasta beneficios como adelantos de nómina, asesoría financiera, médica y psicológica desde una misma aplicación.

Además, el ofrecer servicios completamente digitalizados ayudó a que durante el confinamiento las personas no se expusieran y no tuvieran que esperar procesos con papeleos o hasta que hubiera disponibilidad en alguna sucursal.

A ello se suman, que según cifras del Banco Mundial, el 51 por ciento de la población de la región tiene una cuenta bancaria, y el resto no cuenta con algún servicio de este tipo debido a que tienen procesos complicados para abrir una cuenta, altas tasas y costos de mantenimiento, dificultad para obtener información sobre la solidez financiera de clientes potenciales.

Las Fintech surgieron para acercar a clientes no bancarizados los beneficios que no encuentran en instituciones financieras tradicionales. Al no haber gastos de intermediación, estas nuevas empresas pueden ofrecer a sus clientes tasas y costos más bajos en sus productos y servicios.

Asimismo, Brasil y México logran posicionarse como los países punteros en el uso de Fintech debido a que el 33 por ciento de la población brasileña y el 20 por ciento de la comunidad mexicana no cuenta con un smartphone.

En una región en la que las pequeñas y medianas empresas (Pyme) son mayoría, la inclusión financiera sigue siendo un desafío para el desarrollo económico y para llegar a ser tan competitivas como otras empresas similares en el resto del planeta.

Sin la posibilidad de acceder fácilmente a créditos, estas empresas, que emplean al 67 por ciento de la población económicamente activa, necesitan ser vistas como socias de las instituciones financieras, por lo que la necesidad de inclusión financiera es urgente.

Hay que mencionar que desde que se aprobó la regulación de estas empresas en México, han ganado territorio al alcanzar alianzas con otras firmas e incluso, algunas ya son consideradas “unicornios”, al contemplar que dicha organización tiene un valor superior al billón de dólares.

 

El confinamiento por la pandemia de Covid-19 en 2020 logró que empresas de Tecnología Financiera (Fintech) tuvieran un mayor crecimiento, no sólo en México sino en toda Latinoamérica.

De acuerdo con el sitio especializado Fintech Switzerland, México y Brasil son los dos países con mayor crecimiento de dichas firmas, incluso, superando en algunos casos los usuarios reportados en la Banca Digital.

El secreto para expandirse y generar un cambio radical en las finanzas tanto de trabajadores como de empresas, es la oferta combinada entre transacciones digitales, envío de remesas en segundos y hasta beneficios como adelantos de nómina, asesoría financiera, médica y psicológica desde una misma aplicación.

Además, el ofrecer servicios completamente digitalizados ayudó a que durante el confinamiento las personas no se expusieran y no tuvieran que esperar procesos con papeleos o hasta que hubiera disponibilidad en alguna sucursal.

A ello se suman, que según cifras del Banco Mundial, el 51 por ciento de la población de la región tiene una cuenta bancaria, y el resto no cuenta con algún servicio de este tipo debido a que tienen procesos complicados para abrir una cuenta, altas tasas y costos de mantenimiento, dificultad para obtener información sobre la solidez financiera de clientes potenciales.

Las Fintech surgieron para acercar a clientes no bancarizados los beneficios que no encuentran en instituciones financieras tradicionales. Al no haber gastos de intermediación, estas nuevas empresas pueden ofrecer a sus clientes tasas y costos más bajos en sus productos y servicios.

Asimismo, Brasil y México logran posicionarse como los países punteros en el uso de Fintech debido a que el 33 por ciento de la población brasileña y el 20 por ciento de la comunidad mexicana no cuenta con un smartphone.

En una región en la que las pequeñas y medianas empresas (Pyme) son mayoría, la inclusión financiera sigue siendo un desafío para el desarrollo económico y para llegar a ser tan competitivas como otras empresas similares en el resto del planeta.

Sin la posibilidad de acceder fácilmente a créditos, estas empresas, que emplean al 67 por ciento de la población económicamente activa, necesitan ser vistas como socias de las instituciones financieras, por lo que la necesidad de inclusión financiera es urgente.

Hay que mencionar que desde que se aprobó la regulación de estas empresas en México, han ganado territorio al alcanzar alianzas con otras firmas e incluso, algunas ya son consideradas “unicornios”, al contemplar que dicha organización tiene un valor superior al billón de dólares.

información:

Agencias

El secreto para expandirse y generar un cambio radical en las finanzas tanto de trabajadores como de empresas, es la oferta combinada entre transacciones digitales, envío de remesas en segundos y hasta beneficios como adelantos de nómina, asesoría financiera, médica y psicológica desde una misma aplicación.

desarrollo web responsivo