Especialistas del IMSS-Bienestar Yucatán evitan amputación y regresan movilidad al dedo de un niño

25 de septiembre de 2023

Especialistas del IMSS-Bienestar Yucatán evitan amputación y regresan movilidad al dedo de un niño

El Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Yucatán compartió información de la exitosa cirugía reconstructiva que, un grupo de médicos especialistas realizaron en Maxcanú, del Programa IMSS-Bienestar, para  mejorar la vida de Gael, un niño de tan solo 2 años de edad, con diagnóstico de macrodáctila, un padecimiento congénito que se caracteriza por un crecimiento excesivo de los dedos, tejidos blandos y los huesos de la mano y que en el caso del menor, nació con el tercer dedo de su mano izquierda con un tamaño de 8.5 cm de largo y 3 cm de grosor, es decir, el doble de un dedo promedio, en un niño de su edad.

 

A finales de marzo de este año, la madre del pequeño acudió a la Jornada Quirúrgica de Cirugía Plástica y Reconstructiva en Maxcanú, coordinada por IMSS-Bienestar la cual acerca los servicios de salud de Alta Especialidad a la población que no cuenta con Seguridad Social.

 

La cirugía tuvo una duración de tres horas, aproximadamente, donde participaron médicos pediatras, cirujanos plásticos y anestesiólogos, que poco a poco fueron retirando las capas de piel, cuidando los nervios, vasos sanguíneos y sobre todo, los tendones, con el objetivo de reducir los 8.5 cm de largo y 3 cm de ancho de su dedo, respetando y cuidando la irrigación de la sangre y las estructuras que permiten la movilidad del hueso.

 

Al final, los especialistas lograron reducir en casi 50% de su tamaño y hoy el dedo medio de Gael mide 5 cm de largo y 1.5 cm de ancho y lo más importante, es que le regresaron la movilidad, sin necesidad de una amputación.

 

El doctor López Pérez, narra que previo al procedimiento quirúrgico, el menor no tenía movilidad en su dedo derivado de que sus articulaciones estaban adheridas y le provocaban una deformidad en su mano, limitando su funcionalidad.

 

Tras dos meses de la cirugía y con el seguimiento médico oportuno y los cuidados necesarios Gael ya tiene movimiento en su dedo, puede agarrar por si solo sus juguetes, saludar, abrir y cerrar con más facilidad su mano y sobre todo, ahora puede tener el efecto de pinza, fundamental en el desarrollo de cualquier niño.

 

El especialista asegura que, de no realizar este procedimiento en edad temprana, se corría el riesgo de que en un futuro se anquilosaran las articulaciones y difícilmente lograr la funcionalidad y movilidad.

 

El pequeño deberá continuar con terapia funcional y será monitoreado por expertos para supervisar que con el paso del tiempo el dedo no crezca y posteriormente, realizarle una segunda cirugía, como parte del tratamiento reconstructivo para atender la macrodáctila.

 

Información de

Rigel Alonzo

diseño web a la medida