EE.UU saca la fuerza para levantarse del ciclón de Halloween

01 de noviembre de 2012

EE.UU saca la fuerza para levantarse del ciclón de Halloween

Después del susto por el paso del huracán “Sandy”, muchas ciudades de la costa este de Norteamérica cancelaron o suspendieron de la fiesta de disfraces de Halloween, la tradición más arraigada en Estados Unidos.

Ante la dimensión de la tragedia, la inundada Manhattan pospuso un desfile de 40 años de antigüedad, que este año habría estado inspirado en las supuestas profecías apocalípticas del calendario maya.

El huracán “Sandy” o Ciclón de “Frankinstein” causó más estragos por las inundaciones que por los fuertes vientos. El meteoro de Halloween llegó a Estados Unidos en la noche de luna llena que aumenta el nivel de las aguas.

El Halloween fue llevado a Estados Unidos por inmigrantes irlandeses. Es una fiesta milenaria de origen celta que marca el inicio del invierno y recuerda la necesidad del aprovisionamiento.

El Halloween se simboliza en la mente colectiva como una escena de niños rubios estadounidenses disfrazados de fantasmas y duendes que corren felices en las calles mientras piden dulces en las puertas de las casas de sus barrios.

Algunos religiosos intolerantes condenan el Halloween, fiesta que vínculan con la oscuridad. Los estudiosos de la mente dicen que los disfraces tenebrosos no es más que le expresión simbólica de la sombra humana, la parte del subconsciente que oculta todo lo reprimido y malicioso de la sociedad.

En el escenario marcado por el dolor, en medio del horror de película por el huracán “Sandy”, los estadounidenses sacan fuerzas para burlarse del miedo y de su tragedia.

Muchas ciudades de la costa este de Norteamérica cancelaron o suspendieron de la fiesta más importante de ese país de inmigrantes.

programación páginas web