Confesiones de un vaquero…

03 de noviembre de 2015

Confesiones de un vaquero…

Luis es un joven vaquero que gustaba intervenir en los torneos de lazo donde se ganan dinero y fama. La suerte es poner los mejores lazos pero la principal destreza es sortear a decenas de jinetes que entran al coso con el mismo fin y se exponen, como es natural, a algún percance.

Los torneos de lazo fueron volviéndose cada vez más violentos, pues la concurrencia solía catalogarlos de buenos o malos, según murieran una o más cabalgaduras. En casos el principal atractivo es algún toro que ya lleve en la cornamenta el mayor número de cruces, según el número de caballos que haya mandado al otro mundo.

Sobre el particular, Luis, el vaquero de 25 años, nos narra la siguiente experiencia:

- ¿Por qué te alejaste de los torneos de lazo?

- Principalmente porque me di cuenta del tipo de animales que se permiten en esos eventos,  pues ya lo piensas dos veces por las consecuencias que te puede traer acudir a este tipo de lugares, a este tipo de fiestas”

- ¿De alguna forma digamos tú también te dedicaste un tiempo a la vaquería?

- Un tiempo sí estuvimos muy adentrados en ese medio, acudiendo a muchos de los municipios donde se realizaban esas fiestas, ya últimamente ante esta situación que te comentaba del tipo de toro  que están ingresando pues es de pensarse,  y qué mejor que alejarse de este tipo de eventos.

- ¿Qué sienten los vaqueros que acuden a ese torneo de lazo, a sabiendas que a lo mejor esa noche puede morir su caballo?

- Se podría decir que hay gente que se dedica plenamente a esto, ya lo tienen prácticamente como un oficio, acuden con frecuencia y saben del peligro que incurre entrar a este tipo de ruedos, y yo te podría decir que quizá pueda ser de una manera muy personal acudir a estos lugares, a estas fiestas y de alguna manera es ponerse a prueba a ellos mismos, porque el riesgo saben que es inminente.

- ¿Lo manejan como si fuera una tradición en el estado, pero lo es, lleva muchos años en el Estado?

- Considero que tienen como dices de 10 a 15 años, sí te podría decir que las fiestas existen de muchos años, pero ya lo que vienen siendo la organización del torneo de lazo, eso tendrá su década o sus 15 años aproximadamente, no más.

- ¿Qué hay de cierto que algunos ganaderos contratan a vaqueros con la intención que dejen matar a los caballos, que los entreguen al toro?

- Fíjate que sí, sí lo hacen, es evidente, sucede muchas veces, con mucha frecuencia, esto normalmente ocurre cuando un ganadero quiere afamar a su toro y busca de alguna manera de hacerlo popular, con la intención de lograr cobrar mayor la renta, de tener más activos a sus toros, entonces esta actividad poco humana como pudiéramos llamarla, sí ocurre.

Yo te puedo decir de fuentes cercanas que hay ganaderos que pagan por unos cuantos pesos, ¿qué será?, unos $1500 o $2000 pesos le pagan a una persona para que entre a lazar pero con la intención que el toro acometa contra el caballo y claro, la intención es que pierda la vida el caballo; te fijas cuando el vaquero entra y de alguna manera, muchas veces ni están lazando, y de repente llegan, entran con un caballo que es de evidente presencia, que los ves ya enfermos, caballos bajos de peso, caballos ya descuidados que son entregados a los toros, a esos toros que ya tienen la malicia, ya tienen la bravura de ir a quitarle la vida.

 

En nota subsecuente Luis explica que debido a la persecución que han tenido los torneos de lazo en los últimos meses, los empresarios ganaderos han lanzado una campaña para cambiarles de nombre, ahora son “duelo de ganaderías”, “corrida de premios”, “corrida de promesas o de cintas”, pero el espectáculo es el mismo, en nada varía.

Escucha la nota

Torneo de Lazo, parte 4: “dejé ese espectáculo cuando conocí el lado oscuro”

programación web