Cadena Rasa 2018 - Mérida, Yucatán, México - martes 17 de Julio de 2018

Santa Teresa de Ucí, un pueblo fantasma

Sus pobladores han dejado sus casas y recuerdos debido a que el terreno donde se ubica esta comunidad fue comprado por un particular, hoy son reubicados

Sábado 12 de Mayo de 2018.-

Al llegar a la comisaría Santa Teresa Uci, a unos 20 minutos del centro de Motul, puedes ver una ostentosa hacienda en la que una alfombra verde da la bienvenida. Pero alrededor de ese espacio, prácticamente existe un pueblo fantasma con tan solo cuatro viviendas y una iglesia con sus puertas cerradas.

Noticieros Cadena Rasa se trasladó hasta este lugar y pudo conversar con una de las pocas habitantes de la zona, quien no quiso identificarse por temor a represalias y perder lo poco que le queda. Ella nos relató que hasta hace 8 años, Santa Teresa de Uci era un sector lleno de vida con 48 familias que convivían en esas tierras.

“Desde que llegamos aquí me gustó mucho la hacienda por la tranquilidad que había. Empezamos a tener derecho a todo, una vez casada, todo lo que llegaba el Gobierno nos tocaba. Santa Teresa era muy reconocido”

Ahora, esta madre de dos hijos aseguró que todo cambió cuando los terrenos en los que habitan fueron vendidos a otras personas, algunas de ellas extranjeras, que inicialmente se presentaron como personas amigables.

“Hace 8 años vino el aviso de que se vendió la hacienda y viniero a visitar. La señorita José María y Paulina vinieron muy amables y dijeron que iban a ser buenos vecinos y nos trataron bien…”

Sin embargo, al poco tiempo comenzó la presión para que las 48 familias abandonaran este lugar…

“Empezaron los juicios de todas las viviendas. Poco a poco los fue convenciendo para que entregaran sus casas. Cerraron la iglesia, cerraron la escuela y ¿Qué vamos hacer? Tenemos hijos que estudian”

Desafortunadamente, tanto ella como sus tres vecinos no cuentan con documentos de propiedad del predio; la vivienda le fue heredada a su esposo, por uno de sus parientes que trabajaban en la referida hacienda que formaba parte de la antigua industria de henequenera

“Al fallecer él, los hijos nos dijeron si quieren habitar la casa, solo paguen el funeral y ahora te firmo el poder con el que te cedemos  la casa. Y así le fuimos dando mantenimiento”

La persona que accedió a contarnos su historia ya firmó un compromiso para que ella y su familia abandonen la comisaría y se muden al centro de Uci.

“Implica que me van a construir mi vivienda y en determinado tiempo yo debí salir el 17 de abril. Ya se pasó el tiempo pero ellos no acabaron”

Al concretarse su mudanza, su destino será igual que la de la iglesia y el colegio, dos estructuras cerradas que cumplen con el deterioro del tiempo.

“El padre se llevó todas nuestras imágenes que tienen  gran validez. Solo logramos recuperar la  virgencita, la patrona de acá que es Santa Teresita. Nos las devolvió y la llevamos a Ucí porque la mayoría nos vamos a quedar a vivir en Ucí”

El caso de Santa Teresa de Ucí es muy similar al que reseñamos días atrás en Santa Gertrudis Copó. La persona que nos abrió las puertas de su casa hizo un llamado a las autoridades o a los candidatos, para que esta situación no se siga repitiendo en las comunidades indígenas de Yucatán.